miércoles, 7 de junio de 2017

Matafuego

En el día de ayer asistí a un curso sobre Ley Nacional de Tránsito, donde el disertante al hablar sobre el matafuego dijo que para cumplir la ley (art. 40 F) el matafuego debía ser solamente homologado y que no decía en ningún lugar que debía estar cargado. Por eso hago esta publicación:

Ley Nacional de Tránsito (24449)

Art 40 F: que posea matafuegos y balizas portátiles normalizados.

Decreto N° 779/95 reglamentario de la Ley 24449

Art 29 6.2 b: En lo referente al inciso f) del artículo 40 -Requisitos para circular- se deberá cumplir:

Para los matafuego a ser portados en los vehículos automotores, se requerirá que estos estén fabricados, sean mantenidos y se les efectúe el control de carga periódico conforme a las especificaciones de las normas Iram y de acuerdo a las condiciones enunciadas seguidamente:

-en los vehículos automóviles y camionetas llevarán como mínimo Un (1) matafuego de Un (1) kilogramo de capacidad nominal y potencial, con indicador de presión de carga.

Ast. 40 f 1 . El matafuego que se utilice en los vehículos debe estar construido según las normas Iram correspondientes, debiendo ubicarse al alcance del conductor dentro del vehículo, con excepción de los mayores a Un kilogramo de capacidad. El soporte debe impedir su desprendimiento, aún en caso de colisión o vuelco, pero debe ser fácilmente liberado para su empleo y ubicarse en lugar que no cree riesgos, no pudiendo estar en los parantes del  techo, ni utilizarse abrazadera elástica.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Si aplicamos el criterio ¿para que tener un matafuego vacío en el auto?. La carga según las especificaciones de la norma Iram tiene un año de vigencia, y aunque no haya sido utilizado debe ser revisado y vuelto a cargar.
 


miércoles, 1 de marzo de 2017

Radiografía de los siniestros viales en América Latina

10.472 víctimas fatales se registraron en 29 ciudades latinoamericanas durante 2014. Es una tasa de muertes por siniestros de tránsito de 8.8 personas por cada cien mil habitantes, de acuerdo con los datos del Observatorio de Movilidad Urbana (OMU) de CAF.
Las ciudades con mayor número de habitantes tienen las cifras más elevadas de fallecidos como São Paulo (1.225 victimas), Rio de Janeiro (952 victimas) y Ciudad de México (871 victimas). Sin embargo, cuando se compara la tasa de víctimas fatales por cada cien mil habitantes, el panorama es diferente.
En América Latina las ciudades con menos de tres millones de habitantes tienen las tasas más altas. Por ejemplo, mientras que São Paulo tiene una población aproximada de 21 millones, la tasa de víctimas fatales es de 5,9 por cada cien mil habitantes; Santa Cruz de la Sierra, con un poco más de millón y medio de habitantes tiene una tasa de 20.
Las ciudades que le siguen a Santa Cruz, de acuerdo con el OMU, son Brasilia con una tasa de 18.9 muertes en una población que se acerca a los tres millones, y Cali,  cuya tasa es de 15.9 víctimas en una población próxima a los dos millones y medio.
¿Cómo se pueden reducir estos indicadores?
Varias estrategias se han venido implementando con el ánimo de reducir las muertes por siniestros viales.
En Suecia han trabajado por años un concepto denominado Vision Zero,  que ha sido adoptado por diferentes ciudades alrededor del mundo. Esta iniciativa parte de la premisa de que ninguna muerte es aceptable y, por lo tanto, el sistema vial debe estar diseñado para proteger a los seres humanos en todos los escenarios de desplazamiento. Esto se denomina el "Sistema vial seguro", que tiene como principios fundamentales:
  • Los humanos cometemos errores.
  • El cuerpo humano tiene una resistencia limitada a golpes.
  • La seguridad de los usuarios de la vía (peatones, ciclistas, motociclistas y usuarios de autos buses y camiones) es una responsabilidad compartida entre diseñadores, constructores, operadores y usuarios de la vía.
  • Todas las partes del sistema vial deben ser diseñadas para reforzar la seguridad y para que si una parte falla, el resto proteja al usuario.
En América Latina se pueden replicar iniciativas como Visión Zero, con el objetivo de reducir los siniestros viales y sus víctimas. Pero para que el sistema funcione es necesario que se cumplan ciertas condiciones:
  • Tener instituciones sólidas que lideren todos los componentes, gestionen información detallada acerca de los siniestros viales y de los riesgos en las vías, y promuevan una legislación que apoye la iniciativa y los controles para que se cumpla.
  • Las vías deben diseñarse con velocidades adecuadas por tipo de usuario y los vehículos deben tener seguridad activa (ayudan a maniobrar) y pasiva (reducen los efectos del choque como airbags, cinturones de seguridad, etc.).
  • Al ocurrir un siniestro vial, debe haber un sistema de emergencias médicas efectivo que logre atención oportuna y adecuada en el momento de la urgencia.
El ejemplo de  Vision Zero brinda una mirada integral que incluye planes educativos, sistemas de control vial, soluciones a nivel de infraestructura, etc. El resultado: Suecia tiene hoy una tasa de 2 víctimas por cada cien mil habitantes, muy por debajo del promedio latinoamericano.
Es necesario que América Latina comience a adoptar medidas para reducir los siniestros y muertes en las vías de la región. Ya se han puesto en marcha algunas iniciativas en varias ciudades, entre ellas Bogotá, Ciudad de México y São Paulo.
Para apoyar estas medidas el Observatorio de Movilidad Urbana recopila datos de 29 ciudades de América Latina, con el ánimo de tener una herramienta para la toma de decisiones por parte de los entes competentes, promover el análisis e implementación de políticas públicas y promover proyectos que impacten positivamente la movilidad urbana de las ciudades latinoamericanas.
El OMU cuenta con una base de datos que tiene información relevante en temas de movilidad de ciudades en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela. 

Fuente: CAF https://www.caf.com/es/actualidad/noticias/2017/02/radiografia-de-los-siniestros-viales-en-america-latina/

jueves, 16 de febrero de 2017

¿Cuál es el mejor calzado para conducir?

El calzado a la hora de conducir, es tan importante como tener el automóvil en condiciones para circular y tener toda la documentación obligatoria.

Salimos de vacaciones y decidimos que vamos a ir hasta el lugar donde vamos a vacacionar con el vehículo familiar, nos preocupamos de tener toda la documentación obligatoria para conducir al día y en orden, tenemos diagramado el cronograma de viaje, y todo guardado para salir a la ruta, lo que se diría una persona ordenada, organizada y segura. Pero a la hora de salir de viaje para comenzar las vacaciones e inclusive una vez que estamos ya en el lugar de descanso hay un factor para conducir que no le prestamos la atención que merece, porque muchas veces no lo consideramos importante o directamente nunca pensamos en él; estamos hablando del calzado.
Además de una correcta postura y de ser un conductor responsable, a la hora de conducir debemos tener presente la elección del calzado, ya que es fundamental a la hora de usar los pies con los pedales del automóvil.

Cuando conducimos nuestros pies realizan movimientos rápidos entre los 3 pedales del auto, y si no utilizamos el calzado correcto esta acción puede traer inconvenientes en relación a la seguridad, ya que ponemos en riesgo el frenado del automóvil por ejemplo entre otras acciones.
Los zapatos de taco alto, las sandalias, los zuecos, las plataformas, zapatos con una suela que no sea adherente y en esta época del año, conducimos con ojotas o descalzos haciendo que los pies no puedan hacer la presión necesaria en los pedales o inclusive condiciona la forma de sentarse en el automóvil y la posición que se adopta no va a ser la adecuada. El talón debe estar bien apoyado para accionar el pedal con la parte delantera del pie y si estos, los pies, se resbalan de los pedales pueden hacer que aceleremos, desaceleremos o frenemos de forma brusca pudiendo ocasionar siniestros.
Lo mismo pasa cuando conducimos con los pies descalzos, en esta época del año, volvemos de la playa con los pies húmedos, llenos de arena, y estos, no tienen la adherencia necesaria y ante alguna maniobra violenta se nos pueden resbalar los pies del pedal y si contamos que muchos de los pedales no tienen la goma que los recubren o estas están gastadas seguimos sumando factores de riesgos.
Muchas personas tienen zapatos para conducir, se los calzan cuando suben al auto y se los cambian cuando llegan a destino, y está muy bien, recomendamos dejarlos siempre en el automóvil así no se nos olvidan llevarlos y que sean cerrados, que le den firmeza al pie y tengan una suela antideslizante. Existen zapatos para conducir llamados “Driving Shoes”, que son modelos especiales con suelas antideslizantes y son seguros.
Cambiarse los zapatos cada vez que vamos a conducir puede ser molesto o nos hace perder tiempo, pero vamos a perder mucho más, si por causa de nuestro calzado nos vemos involucrados en un siniestro vial.

Fuente: Mamá y niños seguros

http://www.xn--mamasynioseguros-eub.com.ar/nota.php?id=248
- See more at: http://www.xn--mamasynioseguros-eub.com.ar/nota.php?id=248#sthash.HFeFYLfO.dpuf

domingo, 4 de septiembre de 2016

Muertos en accidentes de tránsito en la provincia del Chaco. Estimación para el año 2016 y 2017






Autor: Portillo Diego Alejandro – TSSV



Introducción:
La siniestralidad vial ha ido en aumento en las últimas décadas, donde el alto grado de muertos, daños y pérdidas materiales que producen los accidentes en rutas nacionales, provinciales y calles del país, hacen que este problema sea muy grave y debe abordarse desde distintos ámbitos de estudio.
Es cierto también que en estas últimas décadas el parque automotor y de motovehículos ha aumentado considerablemente, con una infraestructura que quedó obsoleta o que se modernizó poco.
Los siniestros viales  ocasionan una cifra muy alta de muertos, secuelas físicas y psicológicas a miles de personas en el país y grandes cantidades de fondos públicos y privados en la atención y rehabilitación de los lesionados.
Por eso es muy importante que la investigación y la estadística trabajen para estudiar lo que ocurrió y estimar lo que puede suceder, porque la mejor prevención es conocer lo que sucedió y trabajar para que no vuelva a suceder.

Metodología:
El trabajo se realizó luego de una investigación para obtener los datos oficiales de muertos en accidentes de tránsito de la provincia del Chaco que fueron brindados por el Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito de la Policía de Chaco.
Se obtuvo los datos de los últimos años (2005-2015) y utilizando el método de mínimos cuadrados donde el número de muertos representa la variable dependiente “y” y los años representan la variable independiente “x”, luego realizamos un diagrama de dispersión para obtener la función lineal  que se representa así: y=a + b*x
Esta función lineal nos permite estimar la cantidad de muertos probables para el año 2016 y 2017 y a la vez poder graficar la recta que mejor se ajusta a los datos obtenidos.
El trabajo termina con la representación gráfica de una función matemática de dos variables que nos muestra una lineal creciente.

Año
Muertos
2005
126
2006
143
2007
164
2008
150
2009
186
2010
173
2011
191
2012
195
2013
202
2014
173
2015
167

Diagrama de dispersión con las cifras de muertos en accidentes de tránsito en la provincia del Chaco


Función lineal: y= 121,45+4,85x
Año 2016:
Y (16)= 121,45 + 4,85x16= 199 muertos estimados por accidentes de tránsito en la provincia del Chaco.

Año 2017:
Y (17)= 121,45 + 4,85x17= 204 muertos estimados por accidentes de tránsito en la provincia del Chaco.



Gráfico


Discusión de los resultados:
Observando el diagrama de dispersión donde están asentados los datos y posteriormente el gráfico con la lineal ascendente es necesario realizar algunas consideraciones.
En primer lugar la cantidad de muertos fue en aumento desde el año 2005 hasta el año 2013 salvo los años 2008 y 2010 donde la cifra fue un poco menor al año anterior, pero si se nota un descenso mayor en los años 2014 y 2015.
Las estimaciones para el año 2016 y 2017 nos arrojan números más altos que los dos últimos años, pero como esto es un cálculo estadístico posee algún margen de error en su estimación.

Conclusiones:
            La siniestralidad vial es una pandemia, catalogada así por la Organización Mundial de la Salud, que necesita ser abordada de diferentes maneras para lograr que las cifras puedan no solamente detener su crecimiento año tras año, sino que empiecen a bajar. Para eso es fundamental la aplicación de políticas públicas y privadas guiadas a atacar el problema de diferentes ángulos.
            La educación, concientización, sensibilización, capacitación ayudan a que todos entendamos que está en riesgo nuestra propia vida.
            Pero la política pública, el enfoque del Estado en la creación y aplicación de normas y el control de su cumplimiento son fundamentales para que estas cifras bajen.
            Por eso es importante conocer los datos investigativos, privados o públicos, para con ellos utilizar como herramienta la matemática y la estadística para hacer cálculos y estimaciones, que deben ser tomadas por las personas que tienen poder de decisión ya sea en el ámbito nacional, municipal o provincial como es su caso.
            Sería también conveniente que el presente trabajo sea acompañado de mas investigaciones, otras estadísticas, enfoques de diferentes ámbitos como puede ser infraestructura vial, estudios psicológicos del conductor, aspecto legal, educación vial, etc.

Referencia bibliográfica:
·         Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito – Policía del Chaco.
·         Manual de Formación en Tránsito y Seguridad Vial.